Opinólogos


Me dan un miedo terrible los opinólogos. Estas personas que están constantemente hablando de la vida, de los libros, de las películas, las noticias, que suben rápido a su twitter el último pensamiento que han tenido. Me pregunto porqué no, entonces, piensan en el silencio. Mucho se ha dicho del valor del silencio. Mucho se ignora.  El silencio, tamaña patraña. Pero vivimos en una sociedad y cultura donde ser es ser visto. O como bien decía un amigo en la facultad: “Lo que eres me distrae de lo que dices”.  Hace un día, un amigo me decía: ya voy a abrir mi blog, porque me he dado cuenta que para ser escritor famoso de tu generación tienes que tener un blog. Bueno, le dije, para ser escritor famoso de mi generación, en realidad, no necesitas muchas cosas sino sólo las necesarias: muchos enemigos (cada libro, premio o beca te los dan), algunos chismes que te hagan por aquí y por allá, (algunos tú los puedes iniciar, incluso, en tu blog, con tus conocidos, etcétera), enarbolar las banderas de lo políticamente incorrecto y nada más. Opinólogos, ven, ya me convertí en lo que critico. Por supuesto, este post tiene la etiqueta de: Opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s