Hijos intelectuales


Alguna vez, mis padres se mostraron intrigados cuando les dije que quería estudiar Letras Españolas. No era para menos. Una larga cadena generacional nos había dicho que al terminar la secundaria uno tenía que buscar trabajo. Y ese trabajo era mucho mejor si era en Cemex, Cervecería o alguna otra de esas grandes empresas regiomontanas. En mi familia, nada había de más honor que ser empleado de alguna de ellas. Pero, yo no quería ponerme a trabajar aunque pronto veía la diferencia con mis primos camino al trabajo, con sus almuerzos bajo el brazo y pronto notaba aún más la diferencia los domingos, cuando íbamos al mercado sobre ruedas a comprar cassetes y ropa. Yo, apenas si compraba algo, ellos, volvían con los nuevos cassetes de Los barón de Apocada, de Ramón Ayala, de Los Cougar, la Mafía, etcétera. Sí había diferencias evidentes, porque, cuando incluso ya en la facultad tenía que esperar a cambiar los zapatos comidos por el tacón, ellos se compraban cachuchas, jeans, convers, etcétera, a la menor provocación. A veces me preguntaban por qué estudiaba y sobre todo, porqué estudiaba “eso”, existiendo otras tantas carreras como ingeniería civil, mecánica, leyes y sobre todo, la carrera de carreras, la aspiración más importante: contador público.  Yo no podía responderles más que un simple, “es que me gusta”. Para mis padres, sin duda, pienso ahora, debió de ser muy difícil, de entrada, entender que yo quería estudiar algo de humanidades, vivir de leer, de escribir, etcétera.

Pienso esto o recuerdo esto, porque una de las charlas más interesantes esta ida a Monterrey la tuve respecto a los hijos. Al miedo a los hijos. Mucha gente lo ve como algo natural, algo incluso, necesario, el siguiente paso. Si antes las presiones eran para tener novia, después casarte, ahora es, tener hijos. Un amigo y yo empezamos a platicar de eso y llegamos a una conclusión: si tenemos, no queremos tener hijos típicos de intelectuales. ¿Cómo son? Yo creo que un poco menos inocentes, más despiertos, claro, pero también, mas excepticos y sobre todo, más ambiciosos.

Recordaba entonces con mi amigo la anécdota de aquellos hermanos, aspirantes a escritores, hijos de un escritor reconocido, que se peleaban el amor de su padre con las becas o premios o publicaciones que hubieran tenido, porque esa era la única manera de ser más como el padre y de estar más cerca del padre, de que el padre, también editor famoso, pudiera referirse a ellos como: mi hijo acaba de publicar o de ganar o de ser becario de… ante sus amigos, claro, los intelectuales. Uno se ganó la beca famosa y el otro no. Pleito a nivel familiar.

Ahora que vivo en este medio, porque es la verdad, cada que he querido alejarme más me adentro y es una decisión de la que no me quejo, me he dado cuenta de cómo la cultura, el arte, sobre todo, leer, es tomado como un blof, la gente blofea con el arte y con leer. Y más cuando lo ha tenido cercano desde la infancia.  Hablan de leer como si fuera la cicatriz en la frente de Harry Potter. Hablan de la cultura y su acercamiento con la cultura como una herencia. Por lo mismo, creo, son más amargados, el mundo simple poco los estusiasma. Se quejan amargamente de la vida y de la felicidad. Hijos de intelectuales, caray.

No estoy en contra de leer. Creo que todo niño debería de tener sus libros como compañeros, pero también su bicicleta, su balón de futbol, incluso su PSP.  Leer y la cultura deberían de ser una emancipación, no una obligación. No es que defienda la ignorancia del mundo. No. Pero sí defiendo el poder de decidir. No sé si llegaré a ser padre, en realidad es muy aventurado escribir esto, pero definitivamente, no quiero tener un hijo culturoso, igual que mis padres seguro querían un contador público. Pero si a fuerza de terquedad, de ansiedad y de rebeldía terminan tomando un libro, bien. Habrán ganado por elección.

Anuncios

4 comentarios sobre “Hijos intelectuales

  1. Yo me conformo con no tener un hijo neonazi, ultraconservador y reaccionario, de ahí en fuera que hagan lo que quieran, jaja.

    Saludos y Feliz Año para ti y Orfa!!!

  2. Esto de los hijos es interesante. Creo que invevitablemente los padres desean un “tipo” u otro de hijo. Pero ése es, para mí, el peligro. Porque inconscientemente, supongo, los padres moldean las elecciones de sus hijos. Creo que el verdadero reto está en dejar que tu hijo llegue a ser quién es (frase de Nietzsche), sea intelectual o no. Al final, los hijos agradecemos que nos enseñaran un camino, pero más agradecemos que nos dejaran en paz.

    ¡Saludos y felicidades por darte el tiempo de reflexionar!

  3. Tenemos una historia muy similar. Es llamativo como ciertos nombres de empresas terminan por convertirse en una bandera familiar en cualquier parte del planeta. En Venezuela, específicamente en la región donde me crié, Guarenas, era Avon por citar un ejemplo ahora. lo otro, es el destino que asumen muchos, sin cuestionarlo. Sobre todo si vienes de un sitio bastante pobre. Lo difícil, creo, es cómo revertir esto. Más si vemos que el oficio de las letras cada día es menos apreciado, y cuando lo logra ser, está empeñado de un velo mítico.

    Saludos.

  4. A veces me doy una sacuidad tremenda al recordar que mi niña a los ocho años ya recitaba algunas líneas:

    Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón…

    Y que mi hijo de 11 conocía la existencia del Padre Núñez de Miranda, confesor de Sor Juana Inés de la Cruz.

    Resultó halagador en su tiempo, tener hijos ue me aplaudían y me visitaban todas las noches al teatro, y más que todo… se aprendían las líneas de los textos de Sabido.

    Hoy la realida es otra, hoy que no necesitas despertar a los hijos a una realida, porque la misma realidad los violenta y les are los ojos…. Hoy mis hjos sufren más que otros, porque desde chicos aguzaron sus sentidos a deshora.

    Me llegaron tus líneas.

    Saludos desde TU Monterrey.
    José Luis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s