Editoriales independientes


Últimamente ha habido un boom de editoriales que se autonombran como las “independientes”. ¿En qué consisten? Básicamente, en que son editoriales nacionales, integradas por editores y autores nacionales, que subsisten sin el apoyo o la inyección financiera de editoriales transnacionales, como lo son los sellos que pertenecen a los grandes grupos editoriales como Random House Mondadori, Santillana Ediciones Generales y Grupo Planeta.

Sin embargo, tienen otra característica en común: son editoriales que hacen apuestas por títulos no tan comerciales, entiéndase por títulos comerciales novelas de corte romántico, libros de cocina, libros de auto ayuda, etcétera. Y también, autores que se preocupan por editar a escritores no del todo conocidos en el amplio público lector. En eso reside su mayor cualidad, sin olvidar, por supuesto, el ímpetu, el amor por los libros, el deseo por darse a conocer como opciones viables para publicación, etcétera.

En México, la profusión de editoriales independientes en amplia y ofrece una diversidad interesante. Libros con temática gay, recopilaciones de cuentos de autores principiantes, antologías de poetas marginales son algunos de los títulos  que ofrecen estas editoriales. Basta darse una vuelta por el área de editoriales independientes de la Feria del libro del Zócalo para ver la “necesidad” de publicar por parte de muchos editores y grupos de editores para saber que el estado de la edición en México está si bien no en bonanza, al menos saludable.

Sin embargo, justo en donde reside el valor de las editoriales independientes están también sus mayores peligros, peligros de volverse puristas, peligros de tomar banderas que responden al: “Soy independiente, quiéreme”; la tentación de volcarse en una guerra inútil contras las editoriales “establecidas”, que gozan de la preferencia de lectores, medios, canales de distribución, etcétera. Peligro de afimar: conmigo sí hay una búsqueda por la literatura, no por publicar basura, cuando desde mi visión, nadie quiere publicar basura.

Y sin embargo, muchos de los textos publicados por editoriales independientes y también por editoriales que gozan de prestigio, es imposible que no sea basura. Sin embargo, esto se puede ver con más claridad en las editoriales independientes, llamémosle mejor “nacionales”, cuando ceden ante la auto complacencia, la velocidad por sacar un título y por no valorar, con justa medida, el mercado al que pertenecen.

El mundo del libro es una selva oscura. Hay tantos libros publicados que oscurecen la razón y la imaginación. Uno no puede, como editor, hacer libros sin saber que sea literatura o no, se tienen que entregar productos y que todos los libros tienen un destino: el lector. Así sea un material impreso para diez personas o para mil, el libro necesita llegar a ese canal. A veces parece que las editorial jóvenes hacen lo más posible para no ser leídos: ediciones descuidadas, portadas visualmente poco atractivas, títulos poco interesantes, amigos editados.

La única manera, creo, de poder llevar bien no cualquier editorial independiente, sino cualquiera, es tener bien claro que más no es mejor, y que menos si no tiene un buen sustento, es nada. Debe de haber mucha auto crítica, mucha revisión, un estilo de marca, aunque sean independientes. Y que tienen que vender, porque en la venta está el espíritu no de hacerse ricos, que esa no es la intención, supongo al pensarme como un purista, de las editoriales independientes, sino hacer que el dinero circule para poder editar a más autores. En ese sentido, me parece estupendo lo hecho por las editoriales cartoneras, la Regia Cartonera, Sarita Cartonera, La Cartonera, etcétera, algunas con más visión que otras, pero todas ellas han definido bien su producto, lo que las hace distintas y estoy seguro, se mantendrán mucho tiempo en la batalla.

Y también, algunas editoriales independientes tienen que saber que han nacido grandes, que llegarán a ser grandes, que tienen todas las cosas a su favor, así que no pierdan el tiempo quejándose de las editoriales grandes, ni queriendo ser reconocidos porque ustedes sí publican libros buenos, etcétera. Eso de la auto complacencia no funciona nunca, ni funcionará, menos en el medio editorial. Se supone que ustedes son los guerrilleros del medio editorial mientras las grandes editoriales son esos generalotes que mandan y mandan libros al campo de la mesa de novedades: ustedes pelean sólo con daga y puñal: aprendan bien a poner el filo en la yugular del lector. No más.

Anuncios

Un comentario sobre “Editoriales independientes

  1. Qué tal, Toño. Pienso en lo que dices aquí y estoy de acuerdo contigo. La autocomplacencia es el grave problema de las editoriales independientes. Yo lo he vivido con buenos amigos que (no sé si por capricho, ansiedad o por aprovechar que el editor les “regalará” la edición) terminan editando libros que dejan mucho qué desear. Ese punto es en contra del autor. Con respecto al editor, creo que la facilidad para imprimir un libro hoy, les ha atrofiado el olfato y le dan la oportunidad a cualquier manuscrito (“si no funciona sacamos otro”) de ver la luz del día. Después lo mandan a la calle como hijo indeseado. “Ve y consigue el éxito”, le dicen, viéndolo partir con sus solapas endebles. No toman en cuenta -como lo mencionas- la importancia de la difusión, el seguimiento de venta, etc. De igual forma, los lectores también hemos sido influenciados por la sobre-oferta y consideramos de tajo “todo lo comercial” como basura, “todo lo under” como excepcional. También aquí debe haber una mesura. Le pedimos a lo comercial lo que no tiene el under, y viceversa. Este es el problema. La clasificación e índex libresco. Para unos, un título under o editado por un corporativo será excelente. Para otros, una basura. Pero bueno, en este punto el “problema” se vuelve más amplio porque estamos hablando de niveles de lectura y abstracción, educación, etc. etc. Y mejor aquí le paro… sólo escribía para dejarte un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s