Cómo ser una gloria literaria local


  1. Por lo general, sólo ha publicado uno o varios libros, pero en editoriales universitarias y/o en las secretarías de cultura del estado y el editor está ahí para eso, para publicarlo, de tan bueno que es.
  2. Si es jurado de algún premio, cree que sólo su opinión cuenta y desea imponer el premio a sus amigos o los de su capilla literaria.
  3. Detesta todo lo que tenga que ver con los escritores que vienen del D.F. o radican en el D.F. o son publicados en editoriales comerciales o literarias. Sobre todo odia a aquellas editoriales que lo rechazaron.
  4. Odia todo lo que tenga que ver con las editoriales comerciales radicadas en la ciudad de México, porque esas editoriales no dan apoyo a los verdaderos escritores. Y su mejor pretexto es: no me publican porque no estoy en esa mafia.
  5. Procura estar en todas las mesas de lectura y/o ser jurado de los concursos estatales gracias a sus conectes con burócratas.
  6. No asiste cuando hay presentaciones de libros de autores que no radican en la ciudad o bien, son llevados al estado por la Universidad o la Secretaría de Cultura. Sólo asiste si él los va a presentar.
  7. Ha tenido todas las becas estatales y/o universitarias, pero ninguna nacional.
  8. Tampoco asiste a cursos y talleres que el Conaculta da en los estados, con escritores más preparados o con más carrera literaria que él, porque no los necesita.
  9. Su sueño secreto pero que se nota a leguas es ser un día el secretario de cultura de su municipio o si tiene mucha suerte, del Estado.

10. Por lo general, cuando da talleres, desalienta a los que desean escribir y les transmite todos sus traumas.

Bonus track

11. Sabe más chismes del medio literario que novelas que ha leído recientemente.

12. Es un autor de un cuento que siempre lee o de una novela que siempre está en proceso de estar terminada.

13. A veces se le va la boca y asegura ser mejor que tal escritor que ha publicado o que se ha ganado un premio.

14. Reniega de las becas y los premios, que eso no es la literatura y ningunea a quienes los ha tenido.

15. Anhela más tener amigos en lugares estratégicos que impulsen su “carrera” que escribir.

16. Sus amigos escritores no son sólo amigos, sino paleros oficiales, sus relaciones con escritores son “convenientes”.

17. Es una veleta.

18. Te hace creer que la única manera como logres publicar es acercándote a él o rindiéndole algo de pleitesía.

Anuncios

8 comentarios sobre “Cómo ser una gloria literaria local

  1. A veces me pregunto por qué este tipo de ‘escritores’, como el definido aquí, ‘odian’ tanto a los tipos que escriben en el DF (nacidos o avecindados). La literatura, tanto buena como mala, se escribe igual en Chihuahua, Puebla o Nuevo León, que en la Narvarte, la Moderna o en Plateros. Su resentimiento es directamente proporcional a la cantidad de obra publicada en el instituto de cultura de su municipio o en la secretaría de cultura de su estado. Pero: ¿por qué?
    Saludos.

  2. jaja, esta bueno…estás demostrando la falta de claridad de muchisimos escritores, la falta de sabíduria incluso se podría decir. Hacer todo lo posible para llegar a ser conocido al menos en tu pueblo, por un par de voces que se creen capaces de juzgar la belleza e inspiración de la expresión humana, es seguro una descolocación de verdaderos valores. Es un engaño jaja. Cuando uno realmente ha reconocido la fuente de inspiración como algo que existe más allá de quienes somos en la forma, y sin embargo vemos en ella lo que somos realmente más allá de nuestro cuerpo y nuestra mente y nuestras emociones, el sueño de la pequeña grandeza es una ilusión casi irrisoria. El nivel de esclavitud que hay hoy en día en el arte es, creo yo, más grande que nunca. A su vez, el nivel de libertad que hay en el arte es igual de grande. No sé por qué, de todos modos y como seres humanos, siempre nos tiramos más por la esclavitud. ¿Algo genetico, algo hereditario quizás? ¿Algo cultural?
    Un abrazo enorme y hasta luego!! =)

  3. Todo esto tiene una solución: cuando en realidad comprendes que a nadie le importa que uno sea artista, es cuando se liberan y dejan que cada quien haga lo que desea y sobre todo, se es más libre en la obra.

  4. De ésos he visto muchos: el clásico que traba a todos porque cree que todos le han trabado su enorme carrera literaria, cuando el tipo no acierta a decir nada congruente ni aunque invierta meses en ello. Desgraciadamente hay tantos que uno ya no sabe si, cuando participa en un concurso y no gana, es porque uno de verdad no supo hacer bien las cosas (que es lo más común) o porque hay alguno de esos tipejos metidos en el asunto.

    Uh, por cierto: es “pleitesía”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s