Libros difíciles para los adultos, los infantiles


En su novela La librería de las nuevas oportunidades, la escritora Anjali Banerjee cuenta la historia de una chica moderna, Jasmine, que de pronto se ve obligada a cuidar la librería familiar de su tía Ruma. Ella es una mujer de nuestro tiempo, casada con su BlackBerry y no quiere saber nada escritores y de literatura.

La novela, cargada de metáforas que pueden ser demasiado sensacionales y simples, en algún momento narra una escena conmovedora. Jasmine encuentra a un viejo que hojea libros en la sección de literatura infantil. Con un gesto hosco, la nueva dependienta de la librería le pregunta casiseñalándolo si no tiene vergüenza de leer eso a su edad. El anciano deja el libro y sale de la librería.

gente leyendo

A veces he pensado que para muchos, quienes leen libros para niños deberían ser señalados. Es curioso cómo aceptamos que la lectura es sólo para alguna edad, pero en cuanto uno crece debe abominar de ella de inmediato y dedicarse las cosas profundas del mundo como, tener un BlackBerry (y todo lo que eso significa), un trabajo estable, que los niños se vayan a la escuela y que la cuenta bancaria esté llena. Algunos adultos consideran que parte de sus obligaciones es simplemente emborracharse y ya. De leer, nada.

Lo cierto es que los libros infantiles nunca pierden su vigencia. En un hospital del estado de Durango, por ejemplo, una doctora utiliza una serie de libros infantiles, de los ilustrados o tipo álbum, para que los otros doctores de la institución vayan a leerlos cuando el estrés se vuelve una carga demasiado pesada. Los libros infantiles ayudan a que el alma esté tranquila y en paz porque nos recuerdan no sólo esta etapa de cuando uno era niño, sino de cuando uno quería seguir sorprendiéndose.

Más interesante aún, los actuales libros infantiles se han convertido en libros que tocan temas complicados, que hablan con el niño de temas que muchos adultos ni siquiera aún desean tocar entre sí. Por ejemplo, en el libro El Monstruo, de Daniel Martín y Ramón Trigo, editado por Lóguez  se habla sobre un monstruo que todos los días llega a casa, discute con la madre de los protagonistas, un par de niños y cómo ellos se deben esconder de su furia.

monstruo4

En el libro, Un cumpleaños, de la editorial ooo, un niño relata una fiesta de cumpleaños donde alguien está ausente. Siempre se refiere a otro que está como perdido, para llevarnos a una conclusión escalofriante. Hay otros clásicos, como Juul, de Gregie de Maeyer, también editado por Lóguez sin olvidar El pato y la muerte, de Wolf Elbruch, editado por Barbara Fiore Editora.

Barbara Fiore Editora tiene muchos otros libros sensacionales, como Hermosa soledad de Jimmy Liao, una serie de ilustraciones del autor cuando descubrió que tenía leucemia, imágenes poderosas, nostálgicas

, pero también esperanzadoras. Jimmy Liao tiene también en esta editorial un libro estupendo, No soy Perfecta, de una niña que cree que lo es porque sus padres así se lo han dicho, pero pronto descubre que no es así, un libro que habla también sobre aceptarnos como somos, como el libro Rosa Caramelo, de Adela Turin donde una elefanta no quiere ser de color rosa como todas las demás y lleva a las otras a una rebelión contra la imposición de sus padres elefantes,

rosa caramelo

o bien, este bello cuento de Saki, El contador de cuentos donde se habla también un poco de qué le ocurre a los niños demasiado perfectos, este libro publicado por Ediciones Ekaré.

Para que existan este tipo de libros es necesario también editores arriesgados para quienes la literatura infantil es un sitio excelente para hablar de temas complicados. Debería nombrar aquí a algunas editoriales en español que publican muchos de estos libros: Lóguez, ooo, Bárbara Fiore, Kalandraka, Ediciones El Naranjo, algunos libros de Juventud, Ekaré que recién nombro.

Hay mucha gente que no lee y que piensa que si se quiere hacer lector debe empezar forzosamente por estos libros para adultos, esta literatura seria, con muchas letras. Creo que si nos acercáramos a la literatura infantil volveríamos a descubrir que somos lectores, siempre, que siempre lo hemos sido.

Leer es uno de los regalos de la infancia que luego perdemos por lo que otros no lectores nos dicen que es la vida, como emborracharse cada fin de semana y también sólo trabajar y trabajar, que es importante, pero no creo que sólo de eso se trate la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s